A largo plazo, los suplementos de vitamina B6 y B12 aumentan el riesgo de padecer cáncer de pulmón.


Elmer Huerta: "Las vitaminas en pastillas no son necesarias, aprenda a comer"

El consumo de suplementos vitamínicos a largo plazo puede estar asociado a enfermedades como el cáncer y problemas a nivel del hígado y riñón.


Los suplementos vitamínicos sí pueden ser una opción, si la persona presenta una deficiencia o condición de salud que no mejora con la dieta. | Fuente: Getty Images

Salvo algunas excepciones, las vitaminas deben obtenerse de las comidas, aseguró Elmer Huerta.

El reconocido especialista en salud pública hizo esa recomendación, a la luz del estudio Vital hecho en Estados Unidos, en base al análisis de más de 77 mil personas que tomaron pastillas de vitaminas B6 y B12 durante 10 años.

El resultado arrojó que en los participantes varones se elevó en 44 % el riesgo de padecer cáncer de pulmón, y el peligro fue doblemente mayor en quienes eran fumadores. 

“Las vitaminas en pastillas no son necesarias, deben obtenerse de las comidas. Por ejemplo, la vitamina B6 está en el pescado, en el hígado de la vaca, en los vegetales, en las frutas, en los cereales, el pollo, en toda la naturaleza. La vitamina B12 está también en el pescado, en la carne, en la leche, en el huevo”, señala Huerta.


Las vitaminas se encuentran presentes en mucho de lo que comemos, se caracteriza por los colores que aportan a los alimentos. | Fuente: Getty Images

Los suplementos vitamínicos consumidos en exceso y de forma innecesaria también pueden generar complicaciones a nivel del hígado y del riñón, señala la licenciada en nutricionista y dietética Melissa Paz. 
“Si uno se suplementa a largo plazo, el cuerpo va a tener una sobredosis, lo mismo pasa si nos dedicamos a comer papaya y nos volvemos naranjas; estamos excediéndonos en la vitamina A. Pero con los suplementos hay que tener más cuidado porque son concentraciones altas. Si uno toma suplementos sin ningún tipo de prescripción o análisis, definitivamente va a tener problemas”. 
Según Paz, los extractos -al estar libres de fibra- son una buena alternativa para una mejor absorción de vitaminas. “Digamos que queramos mejorar nuestro aporte en la dieta de vitamina C, no por deficiencia, sino porque tendemos a resfriarnos y queremos hacer una prevención. Ahí se hace un extracto donde se incluyan los cítricos, como piña, naranja, fresas, zanahorias”. 
Los suplementos sí pueden ser una opción, si la persona presenta una deficiencia o condición de salud que debe ser contrarrestada de manera rápida y si no hay una mejoría por medio de la dieta. “Las excepciones para tomar vitaminas son: algunos niños en crecimiento, la mujer embarazada, las personas mayores o de cualquier edad que tengan una indicación médica para tomar suplementos de vitaminas”, explica el doctor Huerta.
La recomendación es invertir en una alimentación variada, rica en frutas y verduras, como el aguaymanto, el camu camu, el camote, el maíz morado, el apio o la col. 
Tener el plato cargado de colores, se traduce en más beneficios a la salud que nos estamos llevando a la boca.

Por recomendación médica, las embarazadas sí pueden consumir suplementos vitamínicos. | Fuente: Getty Images

-Dennet-

Comentarios

  1. "Salvo algunas excepciones, las vitaminas deben obtenerse de las comidas, aseguró Elmer Huerta"

    Bueno, el profesional debe saber que su "normativa" de obtener las vitaminas de las comidas, no tiene fundamento científico alguno (no que lo haya presentado, por lo menos). En el texto se cita el artículo de la correlación entre las vitaminas del grupo B y el cáncer de pulmón. A este respecto y tomando en cuenta la afirmación que a partir de ese estudio se hace, es preciso mencionar que:

    - Ese estudio habla de algunas vitaminas del grupo B, por lo que no tiene sentido establecer normativamente nada de ninguna otra vitamina más allá de las que el estudio menciona. Salvo que exista evidencia para otras vitaminas, que en el presente artículo no se muestra.
    - Ese estudio correlaciona el consumo de suplementos separados, por lo que, tomando la evidencia disponible, bien podría el señor Huerta recomendar tomar multivitamínicos.
    - Ese estudio establece que no se halló ninguna correlación en mujeres. Detalle que el señor Huerta no menciona en su recomendación normativa. El estudio tampoco se detiene a dar siquiera una posible explicación para este fenómeno.
    - Ese estudio toma como participantes a personas de edades comprendidas entre los 50 y 76 años, por lo que, de ser representativa la muestra y en base a la única evidencia presentada, la correlación se limitaría sólo a este grupo.
    - Sacar conclusiones nutricionales a partir de UN estudio de cohorte es cuanto menos irresponsable. El propio estudio ni siquiera concluye que suplementar B12 aumente la probabilidad de padecer cáncer de pulmón: el estudio demuestra una correlación, NO una causalidad.
    - El señor Huerta no menciona cuáles son esas excepciones, ni las explica, ni muestra evidencia para hacer dichas excepciones.

    "Los suplementos vitamínicos consumidos en exceso y de forma innecesaria también pueden generar complicaciones a nivel del hígado y del riñón"

    De esto no se puede concluir que no debemos consumir suplementos, o que debemos consumir las vitaminas de las comidas. De esto lo único que se puede concluir es que no hay que consumir suplementos en exceso. Pero claro, la nutricionista no aclara lo que es exceso, por lo tanto dónde la línea imaginaria de exceso/suficiencia queda librado a la imaginación del lector.

    "Si uno se suplementa a largo plazo, el cuerpo va a tener una sobredosis"

    - La sobredosis de cualquier vitamina no tiene que ver exclusivamente con el tiempo que uno lleve consumiendo el suplemento, sino con la dosis. Por ejemplo, si yo tomo todos los días de mi vida, la millonésima parte de la dosis diaria recomendada, en mi vida voy a tener sobredosis, mas bien todo lo contrario.

    "Pero con los suplementos hay que tener más cuidado porque son concentraciones altas."

    Esto es simplemente una generalización apresurada. Hay suplementos que contienen concentraciones altas (debido a que están pensados para personas con deficiencia que necesitan aumentar sus valores rápidamente), pero también los hay con concentraciones iguales o menores a la dosis diaria recomendada.
    Es cuestión de averiguar un poco, no se por qué se apresura la nutricionista a decir algo que evidentemente no sabe.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario